800 años de evangelización cumplieron los Mercedarios

36

En el marco de las celebraciones del Año Jubilar por el Octavo Centenario de la Fundación de la Orden de la Bienaventurada Virgen María de La Merced (1218-2018), esta mañana, Mons. Javier Del Río Alba, Arzobispo de Arequipa presidió la Misa de fiesta en honor a «Nuestra Señora de La Merced», en la parroquia bajo su protección, ubicada en el Cercado de la ciudad.

La Misa fue concelebrada por el P. Ciriaco Dionicio Silva Amezquita, ODM, Superior de la Comunidad Mercedaria en Arequipa y otros sacerdotes de la Orden y presbíteros invitados, en acción de gracias por la festividad de nuestra Madre, la Virgen de la Merced y estos 800 años de vida y servicio. “En una bendición para la humanidad el trabajo que realizan los frayles mercedarios, en especial en nuestra ciudad, donde llevan adelante diversas obras”, manifestó el Arzobispo.

Recordó también el amor que tiene la Virgen María que intercede por nosotros, a la cual pidió encomendar no solo a los mercedarios, sino también a las Fuerza Armadas de nuestro país de la cual es patrona. “Pidamos que seamos conscientes de las cosas que hace Dios por nosotros. Que nos conceda entender este amor de Dios que no nos abandona, que se hizo hombre para estar con nosotros”. Pidió también que a ejemplo de los frayles mercedarios que dejaban todo por ir al encuentro de los esclavos, marginados y cautivos, salgamos hoy al encuentro de nuestros hermanos que menos tienen, que huyen de sus países, de los que pasan necesidad en otras regiones y que están cautivos de los vicios de este mundo.

Miembros de las Fuerzas Armadas, también participaron en la celebración rindiendo honores a la «Gran Mariscala del Perú», título de alta jerarquía militar con el que se le conoce desde el año 1921. Autoridades y fieles en general también acompañaron la celebración y la procesión que se realizó a las 8:45 a.m. y en la Misa que se celebró a la 10:00 a.m.

Sobre la Orden de La Merced

Es una orden religiosa católica, fundada en 1218 por San Pedro Nolasco para la redención de los cristianos cautivos en manos de musulmanes (60 000 hasta 1779). Los frayles mercedarios se comprometen con un cuarto voto, añadido a los tradicionales de pobreza, obediencia y castidad de las demás órdenes, a liberar a otros más débiles en la fe, aunque su vida peligre por ello. La fundación de la Orden se produjo diez días después de la triple aparición de la Virgen María, en su advocación de Virgen de la Merced, acaecida el 1 de agosto de 1218: al fundador de la orden san Pedro Nolasco, al rey Jaime I de Aragón conocido como “el conquistador”, y al confesor del fundador San Raimundo de Peñafort.