Transición a alimentos sólidos: Consejos esenciales para tu bebé

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

Los expertos en salud infantil recomiendan empezar con alimentos sólidos a partir de los 6 meses.

La transición de la lactancia materna o fórmula a los alimentos sólidos es un hito importante en el desarrollo de un bebé, pero también puede ser una etapa llena de preguntas y preocupaciones para los padres. La asociación sin fines de lucro Una Vida por Dakota ofrece una guía práctica sobre cómo y cuándo iniciar la ingesta de alimentos sólidos para tu bebé, basada en recomendaciones de expertos en salud infantil.

Cabe mencionar que la Organización Mundial de la Salud (OMS) y UNICEF recomiendan que los bebés comiencen a recibir alimentos complementarios a partir de los 6 meses de edad, mientras continúan con la lactancia materna. Este es el momento en que la mayoría de los bebés están listos para explorar nuevas texturas y sabores, y sus sistemas digestivos son lo suficientemente maduros para manejar alimentos más sólidos.

1. Primeros alimentos recomendados. Se recomienda iniciar con papillas blandas y fáciles de digerir. Algunas buenas opciones incluyen puré de zanahorias, papas, calabaza, y frutas como manzana y pera. Cabe señalar que, los cereales fortificados para bebés también son una excelente fuente de hierro.

2. Evitar riesgos de asfixia: Es crucial cortar los alimentos en trozos pequeños para evitar el riesgo de asfixia. Por ello, todos los alimentos deben estar bien cocidos y preparados en puré o en trozos muy pequeños. Se recomienda evitar ofrecer alimentos duros, pequeños o redondos como uvas enteras, nueces enteras o trozos grandes de zanahoria cruda.

3. Introducción gradual y observación de alergias: Es importante que, al dar un nuevo alimento al bebé, se espere de tres a cinco días antes de añadir otro. Esta práctica ayuda a identificar cualquier reacción alérgica, como erupciones cutáneas, hinchazón o problemas digestivos, permitiendo que se actúe rápidamente consultando con un médico especialista.

4. Mantener una higiene adecuada. Es fundamental que se mantenga una estricta higiene para prevenir infecciones, así como el recordar lavarse las manos cuidadosamente antes de manipular alimentos, el limpiar los utensilios y superficies donde se preparen los alimentos. Estas medidas ayudan a proteger al bebé contra enfermedades, como el rotavirus, que es una causa frecuente de diarrea en niños menores de cinco años en todo el mundo.

La transición a alimentos sólidos marca un momento crucial en el desarrollo de tu bebé. Es fundamental iniciar este proceso de manera gradual y segura, eligiendo alimentos adecuados y manteniendo una estricta higiene para prevenir enfermedades.

Una Vida por Dakota se compromete con la salud infantil a través de la campaña “Gira la vida sin rotavirus”, promoviendo la vacunación y proporcionando orientación clave para padres. Por este motivo, pone a disposición www.sinrotavirus.com, una plataforma virtual donde puedes encontrar información relevante referente al tema.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Boletín electrónico

No te pierdas ninguna noticia importante. Suscríbete a nuestro boletín.

Post recientes

Popular